15 de agosto de 2011

Quería tanto volver a verte así

Esta mañana te soñe. No cabe mayor felicidad en mí.
Esta mañana en ese lapso cuasi consciente entre las nueve y media y las diez. En esos minutos perezosos en los que uno lucha contra la rutina, te soñe.

Te veía caminar viniendo hacia mí, sonreías. Me hablabas luego de sonreír y me hacías reir.
Y si bien no logro recordar lo que me dijiste ni si ese sueño fue alguna vez una realidad, no me importó.

Desperté y fuí feliz. Después de tanto tiempo, de tantas lágrimas de espera.
Te volví a ver...
Te volví a ver sonreír.
CS.

1 comentario :

  1. Anónimo16/8/11 2:04

    Esa felicidad que te da lo simple, lo fugaz. Es Increíble el cambio radical que puede hacer en uno esto tan hermoso. Un pequeño sueño hace que las lagrimas derramadas valgan la pena, por el simple hecho de que después de todo eso, algo tan complejo como nuestro subconsciente tan inconscientemente nos hace feliz. Si. Minutos, segundos pero son impagables.
    Te entiendo, lo viví y es algo simplemente INDESCRIPTIBLE.

    ResponderEliminar