3 de junio de 2012

Sabrá querer

Sabrá coser, bordar y abrir la puerta para ir a jugar. 
Sabrá jugar a los juegos que me hacen sonreír. Sabrá sonreír sin miedo al que dirán. 
Sabrá volar con la imaginación. Sabrá imaginar la altura del cielo a la que quiero llegar.
Sabrá soñar despierto. Sabrá luchar por sus sueños. Sabrá hacerme parte de ellos. Sabrá manejar mi alegría al despertar y haberlo soñado.

Sabrá cantar, sabrá dibujar y sabrá escribir. 
Sabrá esperar cuando tenga miedo y sabrá cuando necesite el impulso para correr.
Sabrá callar y sabrá dar noticias inesperadas. Sabrá mirar profundamente y sabrá ignorar. Sabrá pelear y sabrá conciliar.

Sabrá saltar de contento, sabrá llorar de felicidad. Sabrá enojarse y querer morir. Sabrá valorar lo importante para no ceder.
Sabrá cocinar, sabrá cual es mi postre favorito. 
Sabrá bailar las canciones que nunca dejo pasar. 
Sabrá bajar a la tierra con la misma intensidad que sabrá despegar del fondo.

Sabrá vencer y sabrá perder. Sabrá empatar para que quiera convencerlo con un beso de que me deje ganar.
Sabrá soltar y sabrá valorar. 
Sabrá recordar cada momento preciado. Sabrá olvidar. Sabrá espantarse los fantasmas que le hagan mal.

Sabrá  mentir y sabrá afrontar la verdad. Sabrá tranquilizarme y sabrá gritar.
Sabrá asustarme y sabrá decirme que todo estará bien. Sabrá contarme su historia. Sabrá ayudarme a crecer. 
Sabrá dar por sentado y sabrá hacerse cargo. Sabrá preguntar que quise decir y sabrá entender.
Sabrá atontarme y me sabrá enfurecer. Sabrá cual es la manera de reconquistarme después.

Sabrá leer lo que escondo cuando escribo. Sabrá decirme si estuve mal o bien.
Sabrá besar. Sabrá abrazar. Sabrá acariciar.
Sabrá el lugar de cada cosquilla para poderse aprovechar.

Sabrá descubrir y sabrá esconder. Sabrá despertarme y abrazarme para dormir.
Sabrá decirme con cada beso "Hasta que nos volvamos a ver".
Sabrá extrañar. Sabrá escuchar. Sabrá hacerme estremecer.

Tanto sabrá de todo, que no le costará entender. 
Que deberé enseñarle de nuevo.
Si es que sabiendo todo lo que ya sabe, nunca aprendió a querer.
Y un día me amará sin medidas: haciéndomelo saber.
CS.

2 comentarios :

  1. Y esa persona parece tan perfecta, aunque no lo sea, lo es. Suena contradictorio, pero el significado de las palabras en sí muchas veces se contradicen. Qué bien nos hace sentir con nosotros mismos saber que aprendimos a amar. Qué bien nos hace sentirnos amados.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/6/12 0:03

    Sabemos tanto muchas veces y desconocemos lo simple en otros momentos. El saber no es solo acumular cosas en nuestra mente, sino también ser capaces de guardar espacio para lo nuevo que pueda venir, y saber compartir lo que conocemos. ¿Y qué mejor que hacerlo con esa persona amada' Esa misma que hacemos parte de nuestro saber y nuestro ser.

    DV.

    ResponderEliminar